Blog ARLYST‎ > ‎

TERAPEUTAS SUSTITUTAS

publicado a la‎(s)‎ 7 ene. 2013 8:59 por ARLYST Consultas   [ actualizado el 17 ene. 2013 11:23 ]

El film recientemente estrenado, “Las sesiones” plantea una cuestión que en nuestro país y entorno puede resultar chocante e, incluso, inmoral.

No es otra que el entrenamiento sexual, realizado por parte de una terapeuta debidamente formada y capacitada, a un hombre con una muy alta discapacidad que se encontraba enclaustrado en un pulmón de acero.

Sorprende ver cómo se consideran en la película los derechos sexuales de estas personas, lo que actualmente definimos como los Derechos Sexuales de las personas y que se engloban dentro de los derechos humanos, grupo derechos de salud.

Llamativo es también ver cómo existía a finales de los setenta en California un Centro universitario dedicado al estudio y atención de la sexualidad de las personas con discapacidad.

El protagonista decidió que quería vivir lo más plenamente posible su sexualidad y para ello una terapeuta del centro le instruyó en las actividades más elementales para poder vivir su sexualidad en el futuro.

Queda, sin embargo, muy clara la diferencia entre una terapeuta sexual y una prostituta. La terapeuta la explicita en la primera sesión “la diferencia entre una prostituta y yo es que la prostituta quiere que repitas. Yo no” para continuar diciendo que su misión es conseguir que conozca lo necesario y si lo logra antes de las 6 sesiones asignadas el tratamiento se suspende de forma inmediata. Tal como ocurrió en este caso.

Llegados a este punto una duda asalta nuestro pensamiento: sería posible esto hoy en día? En Usa pero también en España…existen hoy día este tipo de personas? Y si no existieran…sería posible poner en marcha este tipo de actividad terapéutica? Sería algo aceptable por nuestra sociedad? Y por los destinatarios en potencia?
 
Josefina González. Psicóloga y Sexóloga
Arlyst.es
Comments