Blog ARLYST‎ > ‎

LA VIOLACIÓN: UN TIPO DE VIOLENCIA SEXUAL

publicado a la‎(s)‎ 23 ene. 2013 12:14 por ARLYST Consultas   [ actualizado el 23 ene. 2013 12:14 ]

 

  Es un tema muy de actualidad, pero no nos engañemos…nunca ha dejado de estar de actualidad. Casos como los últimos ocurridos en la India sobrecogen pero esta agresión a las mujeres se comete a diario a lo largo y ancho del mundo. Poniendo el ejemplo de España, la Memoria de la Fiscalía General del Estado del año 2012 muestra que el delito de violación se incrementó un 28,30% en ese año aún cuando los datos relativos a 2011 mostraban un descenso del 2,36% respecto al año 2010.

La violación es un delito tipificado en nuestro Código Penal en el Título VIII de delitos contra la libertad e indemnidad sexual. Se agrupan en este título las agresiones sexuales y los abusos sexuales (de los cuales hablaremos otro día). También es un delito tipificado en la mayoría de los ordenamientos jurídicos.

La primera vez que aparece tipificado como delito fue en el Código de Hamurabi, también se mencionan en la Biblia los castigos que se le aplicaban. Desde entonces ha habido ordenamientos donde se condenaba y otros muy laxos como la época Imperial Romana.

Hoy en día es considerado un delito grave en la mayoría de los ordenamientos porque implica un atentado contra Derechos Humanos Fundamentales. Sin embargo estos hechos no dejan de producirse. (1)

Cabe preguntarse entonces qué estamos haciendo mal o no estamos haciendo. Al analizar las causas hay que fijarse siempre en la persona que comete el delito – el violador- y no en la víctima. Volver la vista hacia esta solo reportaría considerarla culpable por tener ciertas características o actitudes (ser guapa, extrovertida, vestir de una forma u otra, etc). Constreñir el comportamiento de un sexo solo para evitar que otros cometan delitos no es más que construir una cárcel a medida.

Si ponemos el foco en la característica del violador vemos que es muy variado – nivel económico, formativo, etc- pero todos ellos conciben a la víctima como un simple objeto sobre el cual descargar sus tensiones. También adolecen de habilidades para la conquista que pueda llevarles a una relación sexual sin violencia y sienten pánico a ser rechazados por la mujer.

Pensando mal…¿no es esto una reminiscencia de la sociedad patriarcal? Como bien es sabido es mucho más fácil cambiar las leyes y las normas que cambiar las creencias más íntimas de las personas y sus actitudes.

¿Cuál sería entonces la finalidad de las actuaciones a desarrollar? Una sociedad nueva. Completamente diferente, fundamentada en la igualdad real de mujeres y hombres.

Esto exigiría dos cosas:

No abandonar las políticas de igualdad, implementando programas de desarrollo en todos los ámbitos públicos y para ciudadanos de todas las edades.

Educación sexual integral, es decir, no limitada a anticoncepción y enfermedades de transmisión sexual - como es lo habitual cuando se tiene la suerte de llevar a cabo un programa de este tipo en el aula- sino que incluya formación sobre el hecho sexual humano, violencia de género, orientación sexual, masculinidades, derechos humanos y derechos sexuales, identidad de género.

Es importante porque la plena igualdad entre hombres y mujeres, la sexualidad vivida sin violencia, no es solo un bello objetivo sino que es un Derecho Humano Fundamental como establece la Carta de Derechos Humanos de la ONU.

(1) Hablamos en este post de la violación de mujeres, aunque lo expuesto sirve también para el caso de que sean hombres los violados. Otro día lo haremos sobre la violación de varones.

Josefina González.

Psicóloga y Sexóloga.

Arlyst.es

Comments