Blog ARLYST‎ > ‎

De la impunidad a la perdurabilidad

publicado a la‎(s)‎ 28 nov. 2012 5:57 por ARLYST Consultas   [ actualizado el 8 feb. 2013 2:45 ]

De la impunidad a la perdurabilidad

 

   A finales de los años 70 en las facultades de psicología de nuestro país aparecían, por primera vez, una serie de problemas o lacras sociales que hasta entonces habían estado tapadas por el manto de la indiferencia o la aceptación social.

   Eran lacras como la Violencia de Género, el abuso sexual a menores, la homosexualidad, la identidad de género, el maltrato infantil, las necesidades de los mayores, etc.

   Estos problemas reflejados en los libros de texto también iban emergiendo a la luz pública e instalándose en la conciencia colectiva. Solo mucho más tarde entraron en la agenda política y casi todos dieron lugar a leyes específicas o fueron tratados en articulado de otras ya existentes. En ello tuvieron mucho que ver distintos colectivos ciudadanos que han realizado, a lo largo de varias décadas, una labor imprescindible de información y lucha contra sus causas (1).

    En todos ellos se ha avanzado mucho, es cierto. No obstante, en lo que se refiere a la Violencia de Género, es paradójico que un país como el nuestro -que tiene una de las legislaciones más avanzadas del mundo- no haya conseguido disminuir la ratio de casos hasta ser prácticamente mínimos.

   Llevamos en lo que va de año 2012 un número de 50 víctimas muertas a manos de sus parejas (*). En este dato no se reflejan todas aquellas que padeciendo VG no han fallecido, si así fuera la cifra sería mucho más alta (2).

   Y la pregunta que cabe hacerse ante esta paradoja es…No hay una sola pregunta sino que hay muchas, tantas como víctimas de la violencia. Como qué estamos haciendo mal? Hacemos todo lo posible? Nuestra acciones van destinadas a la población adecuada? Cuando debe comenzar la lucha contra comportamientos violentos contra las mujeres?

   Y, sobre todo, un lado del prisma que deberíamos comenzar a abordar valientemente Qué pasa con los hombres de este país en esta materia? Como se sitúan ante el problema? Como incorporarles a esta lucha?

   Las respuestas a estas preguntas son la clave para el diseño de futuras intervenciones y  políticas públicas.

   Así tenemos,

   * por una parte, una implicación muy directa del ámbito educativo en todas las edades. En la etapa que nuestros varones y mujeres del futuro pasan en la escuela-instituto-universidad se debe trabajar en educación sexual. Ésta engloba todos los aspectos de la igualdad que se conculcan en la violencia de género, como las relaciones sexuales, la convivencia, la paren talidad por tanto el nombre resulta más adecuado que el de educación en igualdad que siempre podría quedarse en la mera igualdad formal mujer-hombre.

   En estas etapas se forman actitudes, se adquieren conocimientos, se conceptualiza e investiga, por tanto es fundamental que se haga también sobre esta materia. Ellos y ellas obtendrían así información adecuada sobre VG, como enfrentarse a ella, así como capacidad de difundir y educar a otros.

    * Por otra parte otro ámbito central para erradicar estos la VG es la familia. Pero no todas las familias tienen la sensibilidad y conocimientos para fomentar un mundo sin violencia contra las mujeres. Por ello el agente más activo debe ser el ámbito educativo que, andando el tiempo, será el responsable de que familias futuras estén preparadas para afrontar la educación de sus vástagos en la ausencia de VG.

    * además, ámbito de la sociedad civil. Aquí, además de las organizaciones de mujeres y de derechos humanos, deben estar presentes al mismo nivel organizaciones-colectivos-grupos de hombres nacidos con esta finalidad. Porque sin involucrar a los hombres no lograremos al objetivo.

   Existen ya una serie de grupos que luchan contra la VG y lo hacen a diario, en secreto o a la vista de todos, en sus profesiones y en todos los grupos en los que participan(3). Ellos son nuestro apoyo para avanzar. Pero necesitamos más. Para llegar más pronto. Para llegar mejor.

   Necesitamos acciones de visibilización colectivas y contundentes, convocadas por el máximo número de colectivos posibles, realizadas un mismo día en todas las ciudades españolas -no solo cuando se produzca otro hecho luctuoso- expresadas mediante manifestaciones/marchas silenciosas/ocupación viaria que pongan de manifiesto que estamos en guerra total contra esta lacra social y que lo estamos todos, hombres y mujeres, mayores y jóvenes, incluso niños (4). Y lo estamos porque afecta a todos.

   Nos afecta porque involucra a familias, porque genera mucho sufrimiento y enfermedades de todo tipo, pérdidas económicas, educativas, porque impide que una parte de la población (mujeres y niños) desarrollen todas sus potencialidades. Nos afecta también porque es una cuestión de DDHH puesto que las víctimas no han podido vivir conforme a la dignidad  que la Carta de Derechos de la ONU establece para los seres humanos.

   Quizás los primeros meses seamos pocos pero es seguro que llegaremos a ser muchos.

   Llegaremos a abolir esta tortura como hemos abolido otras anteriores que la humanidad ha sufrido.

 

   Josefina González

   Psicóloga-Sexóloga
   Arlyst.es

 

 

 

 

(1)   Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas. www.separadasydivorciadas.org

(2)   Datos del Mº Sanidad, Política Social e Igualdad: 41 fallecidas hasta noviembre de 2012. No están incluidos los casos aún en investigación. La federación de Mujeres separadas y divorciadas lo fija en 49. Las estadísticas del citado Ministerio reflejan un computo total de denuncias por Violencia de Género en el año 2011 de 134.002.

(3)   Asociación de Hombres por la Igualdad de Género. www.ahige.org

(4)   La cifra de niños muertos a manos de sus padres como consecuencia de Violencia de Género ha sido de 5, en lo que va de año 2012 ( datos de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas).

 

 

 

 

 

   

 

Comments