Blog ARLYST‎ > ‎

AMOR TECNOLÓGICO

publicado a la‎(s)‎ 30 abr. 2013 4:17 por ARLYST Consultas   [ actualizado el 30 abr. 2013 4:17 ]

   El ser humano es un animal, un mamífero, que participa de muchas conductas de este tipo de animales, especialmente en cuanto a las conductas afectivas. Esta afirmación es una evidencia, algo que todos podemos comprobar observando nuestros animales de compañía más cercanos como los perros y gatos. Sus lametones, su mirada, sus mordiscos, son gestos indiscutibles de amor, cariño, pasión.

 

   Para los humanos el comportamiento afectivo es igual: realizamos todos estos gestos en relaciones amorosas y afectivas, necesitamos mirarnos, tocarnos, sentirnos, tenemos sed de piel.  Hasta ahora esta premisa básica se mantenía tanto en la fase de seducción y conquista como en la de la relación sexual propiamente dicha.

 

   Más…las cosas están cambiando a velocidades supersónicas!

 

   Hoy más de una y de dos mantienen relaciones a través de dispositivos electrónicos conectados a internet con los que tan solo podrán mirarse u oírse. Y no solo debido a la lejanía física sino también a una nueva ecología de la relación que hace menos urgente el momento de la relación piel con piel.

 

   Pero como esto de la tecnología avanza que es una barbaridad…los avances señalados ya están obsoletos!.

 

   Así, tenemos entre las recientes aportaciones unas muñecas cuasi humanas con las que se podrá mantener sexo evitando todos los males derivados de la prostitución, asepsia pura, higiene moral y sanitaria. Bellos prototipos, similares a las muñecas hinchables pero….fieramente humanas. Eso sí, no aptas para bolsillos normales, solo para pudientes.

 

   Es de suponer que, llegado el momento de comercializar este higiénico producto, el mercado ponga a disposición del sexo femenino el equivalente  muñeco masculino….fieramente varonil!

 

   Más ..sin habernos hecho a la idea de lo que supondrá para la vida sexual de nuestra especie este invento nos asalta la noticia de otro cuya comercialización -esta vez sí-  podría estar más cercana en el tiempo. Se trata de la práctica del sexo por control remoto.

 

   Sí, como esos coches con los que jugaban los niños en la infancia: le dabas al mando y se ponía a correr, frenaba, tomaba curvas, marcha atrás, etc.  En este caso no se trata de un coche sino de ropa interior vibratoria que nace para estimular a la pareja mediante una app del iPhone.

 

   Con solo tocar la pantalla de nuestro móvil permitirá transmitir el tacto a través de la app y lo traspasará al cuerpo de nuestro amante. El hilo que conduce la corriente de la pasión es la ropa interior vibratoria, se mueve y….el placer llega.

 

   El invento se llama Fundawear y la empresa Durex, propietaria del mismo, desconoce aún si lo fabricará, de momento está haciendo estudios.

 

   Pero no se puede negar que estos dos últimos inventos, sin llegar a sustituir a la piel y al cuerpo del amante, se aproximan mucho más a la satisfacción de la sed de piel de los seres humanos que el mero sexo mediante internet sin contacto físico.

 

   No cabe duda que…imaginarse la utilidad que se daría a estos e, incluso, idear cuál podría ser el próximo aporta una buena dosis de fantasía a nuestra vida sexual.!

 

27 abril de 2014

Josefina González

www.arlyst.es

Comments